Un espacio virtual para compartir palabras con los alumnos del IES San Andrés (León).


miércoles, 3 de mayo de 2017

Gabriel Celaya




Educar es lo mismo

que poner un motor a una barca

hay que medir, pesar, equilibrar...

... y poner todo en marcha.



Pero para eso,

uno tiene que llevar en el alma

un poco de marino, un poco de pirata...

un poco de poeta...

y un kilo y medio de paciencia concentrada.



Pero es consolador soñar mientras uno trabaja,

que esa barca, ese niño,

irá muy lejos por el agua.



Soñar que ese navío

llevará nuestra carga de palabras

hacia pueblos distantes, hacia islas lejanas.

Soñar que cuando un día

esté durmiendo nuestra propia barca,

en barcos nuevos seguirá nuestra bandera enarbolada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si pretendes que las palabras que vivan en esta casa sean ofensivas, hirientes o simplemente soeces no te molestes en escribirlas: no caben en ella. ¡Ah! Y en esta humilde morada nos gusta la gente que escribe - y habla - bien. Cuídemos las palabras:son nuestra casa.